¿Le temes a la oscuridad? Estos famosos nos cuentan sus experiencias…

le temes a la oscuridad

Es octubre, un mes en el que la fantasía, los disfraces y el terror se apoderan de nuestra vida, un mes en el que vale todo, pero también, según creencias ancestrales, un mes en el que puede abrirse una puerta muy oscura.

En Halloween vemos monstruos, brujas, superhéroes y un montón de personajes tomarse las calles en una celebración. Disfrutar de este mes es muy divertido, el problema está cuando esos personajes pasan de la fantasía a la realidad para mostrarnos que hay muchas cosas que no conocemos aún; les preguntamos a algunos de tus chicos favoritos cuáles han sido sus experiencias más aterradoras.

¿Te ha pasado alguna vez?

Sebastian Silva

 

Yo estaba viviendo a las afueras de Bogotá, en Mosquera, con mi mamá y con su novio de ese momento; esa casa era muy linda, muy grande, podíamos decir que era como una mansión embrujada y desde que llegamos a vivir ahí pasaban muchas cosas raras: tiraban piedras al techo, se escuchaban ruidos, volteaban los cuadros, las luces se prendían, se abría sola la puerta de la casa a las tres de la mañana y llegaba el vigilante a decirnos que la cerráramos, que no era seguro; fue todo muy pesado. Luego descubrimos que la casa estaba cerca de un cementerio.

Linea

Kim The Sutter

El caso paranormal más duro que he vivido fue cuando hace unos años una persona cercana jugó a la tabla ouija y se le metió un espíritu. Yo vi
cómo se transformaba, cómo le salían rasguños y luego se le desaparecían, cómo le cambiaba la voz. Fueron varios meses de un proceso muy complicado ya que los exorcismos no le servían la mayoría de veces. Los ataques o el “demonio” se le metía cada tres horas, a las 12, 3, 6, 9 y así sucesivamente. En fin, después de un tiempo lograron librarla de eso y tuvo que cambiar de nombre.

Linea

Tonny boom

En mi infancia y adolescencia tuve un par de experiencias un poco extrañas: yo vivía en un pueblo en Venezuela, en Guárico, y la casa donde vivíamos era colonial, de esas con patio central, techo de madera, casi que una hacienda, una finca. Mi mamá vivía en la ciudad porque trabajaba ahí, yo vivía en el pueblo con mi abuela y siempre recuerdo que mis abuelos llegaban tarde de trabajar en su negocio, a eso de las nueve de la noche, y yo de pequeño me sentaba en una silla a esperar a mi abuela porque esa silla estaba frente al televisor pero podía ver la entrada de la puerta de la casa, y siempre veía una sombra que pasaba de un cuarto a otro, pero en medio de mi inocencia no entendía, aunque pasaba a menudo. Hasta el día de hoy no sé qué era ni encuentro una explicación para lo que veía, pero gracias a Dios no vi más que eso.

Linea

Botonet
Hace como cuatro años estábamos grabando unos retos en un bosque, y en la noche sentimos una bruja: estábamos acampando y nos acostamos a dormir, pero como a las tres de la mañana comenzamos a escuchar que unos perros ladraban mucho, luego un bebé llorar y hasta una mujer gritar en medio de la nada; fue tenaz, todos lo sentimos.

Linea

Jesús Henao

Una vez estaba en una finca en Medellín, de paseo con unos amigos. Ya en la noche me fui a dormir y decían que en la casa que estábamos asustaban, pero la verdad nunca creí en eso porque ustedes saben que cuando uno va de paseo con los amigos, ellos tratan de asustarlo; me acosté y como a eso de las dos de la mañana oí un ruido superextraño, como si un pájaro gigante aterrizara en el techo, e inmediatamente después empezaron a escucharse un montón de ruidos extraños. Yo pues ya no pude dormir más, me levanté superasustado porque soy muy nervioso y me dijeron que ese ruido se escuchaba todas las noches, que se creía que era una bruja o un duende, o sea, literalmente me asustaron.

Linea

Micke Holguín

 

Mi historia es un poco divertida también: yo siempre me acuesto un poco tarde, y una noche, cuando tenía 15 años, más o menos a la una de la mañana decidí
dormirme porque al día siguiente debía ir al colegio. Apagué el televisor, me acosté, cerré los ojitos pero no estaba dormido; mi casa era de dos pisos, entonces escuché la puerta de la entrada y pensé que era mi papá, porque ese día él tenía que trabajar hasta tarde. Lo extraño fue que al mismo tiempo la puerta de mi armario sonó superfuerte igual, entonces me asusté mucho y pensé “no es mi papá”, enseguida sonaron unos pasos, pero como babosos, y yo me metí bajo
las cobijas muy asustado, medio paralizado al sentir ese sonido acercarse a la cabecera de la cama, y ahí duró mucho tiempo hasta que desapareció. Mi
deducción es que era un extraterreste.

Linea

Papa Eddi

Hace poco estabamos en sesión de composición en mi casa (Sebastián), y de un momento a otro comencé a sentir como si golpearan el piso desde abajo; fue muy extraño porque nadie vive ahí, es un apartamento que está solo. Después, ese mismo día, a Caicer en su casa y a mí nos dio parálisis del sueño, literalmente yo sentía como si tuviera el peso de una persona sobre mi pecho; días después Caicer apareció con unos morados que nunca supo cómo se los hizo y yo con unos aruñones. Llevamos a un sacerdote a limpiar con agua bendita porque, según cuentan, donde vivo antes había un manicomio en toda esa zona.

Linea

Keff Guzmán

Hace como cinco años iba manejando con unos amigos camino a La Calera, cerca de Bogotá; en la vía hay un sitio conocido como el pueblo fantasma y nosotros decidimos, muy tontamente, entrar a ese lugar a curiosear. Al llegar no vimos absolutamente nada, pero de regreso veníamos en dos carros y en el camino vimos a lo lejos en la carretera a un hombre muy pálido, vestido de negro; cuando nos acercamos para ver quién era, no había nada. Volvimos a arrancar muertos de miedo y lo vimos por el retrovisor, así pasó varias veces, seguimos en el camino y, de la nada, se apagó el carro. Casi una hora después prendió, también de la nada, y nunca supimos qué pasó en realidad.

Linea

Thiago Sarmiento

No siempre me pasa, pero a veces, cuando duermo en algunos lugares, sueño que me despierto y que estoy en ese mismo lugar, pero al abrir los ojos tengo un ente con capa negra tipo dementor en frente de mí, mirándome, y de un momento a otro se lanza sobre mí a tratar de ahorcarme hasta que me despierto; es un sueño superfeo. El otro día hablé con alguien a quien también le pasa y me dijo que eso les ocurría a personas a las que algo les estaba agobiando la vida; me dio mucho miedo.

Viviana Grondona
La encargada de ilustrar las historias de ultratumba con su iPad Pro fue esta talentosa chica, que nos enamora con sus dibujos, conócela.


Ver esta publicación en Instagram

Lloviendo inspiración, literal.🍌

Una publicación compartida de Viviana Grondona (@vivianagrondona) el

Dedicada al mundo de la ilustración y el arte, y apasionada por el color, Viviana Grondona es diseñadora industrial y gráfica. Complementa ambos campos para crear productos novedosos, expresando una visión sensible acerca del mundo en cada trazo. Experimentar y mezclar técnicas y soportes son partes fundamentales del proceso creativo de cada proyecto. “Cada día trae su propio lienzo”, afirma la artista.

Artículo escrito por @dianacelle