¡Posteo del Horror!

Ilustración: Alberto Caudillo

Estoy en una obra de teatro en la que interpreto a una bruja e invité a mi mejor amiga a verme en el ensayo. Como no había nadie en el teatro, ella me tomó varias fotos de cerca, pero yo salía en todas haciendo caras raras por mi personaje y me veía fatal. Lo peor es que mi BF subió las fotos a Facebook y le preguntaban: “¿Qué le pasa a tu amiga, está bien?”. ¡Me quería morir!

Pili, La bruja

La gritona

Hace poco se me infectó el oído y no soportaba que me tocaran. Salí con mi novio y, cuando se despidió de mí, olvidó que me dolía y me tocó la cara. Grité tan fuerte que él dio un salto del susto. Lo peor fue que llevaba en la mano un vaso de gaseosa y lo derramó en su camiseta favorita. Empecé a llorar de dolor, y él del susto se puso pálido.
¡Yo solo quería esconderme!

Zuly M.

Cuidado con el poste

Me gusta mucho mi mejor amigo, pero cuando entramos al cole, él ya tenía novia. Fui a contarle a mi amiga para que los espiara, pero cuando ellos se dieron cuenta de que los estábamos viendo, corrimos sin ver que había un poste al lado de nosotras. Me pegué en la cabeza y se me hizo un chichón grande y morado. Me solté el cabello para taparlo y mis compañeros me chiflaban, pero yo moría de pena porque no sabían por qué me lo había soltado.

Markson Y.

¡Qué hambre!

Un día fui con mis amigas a comer sushi, de repente llegó el mesero, nos dijo que nos dejaba una entrada de cortesía, al lado puso unas pequeñas servilletas que parecen bombones y yo, muy segura de mí misma, tomé una y la mordí. En ese momento me supo a toallita perfumada y la escupí. Cuando volteé a mirar, todos mis amigos la estaban usando bien y no podían de la risa. ¡Qué oso!

Xime