¿Quieres descubrirte a ti misma? ¡pinta un mandala!

Fotos: iStock
Fotos: iStock

¿Quieres descubrirte a ti misma? ¿Relajarte y encontrar nuevos caminos? Entonces busca tus crayones y… ¡pinta un mandala!

Pintar mandalas es mucho más que una moda, es una terapia de meditación muy antigua que te permite encontrarte a ti misma y canalizar toda tu energía. Lo mejor de todo es que no necesitas mucho para hacerlo, solo ganas de disfrutar y de sentirte mejor. La palabra ‘mandala’ proviene del sánscrito y significa círculo. El mandala sirve para meditar conectándote con tu centro.

Círculo natural

Aunque creas que tienen un origen oriental, lo cierto es que los mandalas son figuras propias de la naturaleza: puedes encontrarlos en una rodaja de limón o kiwi, en una flor o incluso en las ondas que se producen cuando lanzas una piedrita en un charco. Las civilizaciones antiguas y las indígenas lo utilizaban todos los días. ¡Puedes verlo en el calendario maya o en los atrapasueños!

Doble vía

La forma más fácil de hacer un mandala es colorear alguno que ya esté delineado, para esto funcionan perfectamente los que encontrarás en revistas y libros para pintar. También puedes pintarlos tú misma sobre una hoja en blanco o fabricarlo con semillas, especias, hojas o flores, con un collage.

pintar mandalas

¡Más allá!

En tu outfit. Incorpora mandalas en tu pinta, como Kendall Jenner. Dibújalo sobre una camiseta, busca tejidos con tramas circulares o prendas de tela con este print.

Captura de pantalla 2018-07-03 a las 11.46.52 a.m.

Como accesorio. Selena Gómez es una enamorada de las culturas orientales, donde los mandalas son muy comunes. Inspírate en estas piezas tradicionales, y lleva tu mandala en collares, anillos o aretes.

selena gomez

¡Un tatoo! Miley Cyrus tiene un atrapasueños tatuado a un costado de su torso. ¡Pero no hay necesidad de que te marques la piel! Usa uno temporal o de henna, y ¡voilá

Captura de pantalla 2018-07-03 a las 11.52.34 a.m.

¡En cinco pasos!

  1. Comienza con una meditación: cierra tus ojos y concéntrate en tu respiración.
  2. Haz tu mandala: todo tiene que estar dentro de un círculo y tener un centro.
  3. Contémplalo y trata de visualizar qué significa para ti.
  4. Si tu mandala tiene un propósito, consérvalo en un lugar visible.
  5. Cuando ya tu mandala haya cumplido su función, quémalo.

¡Actívate!

El mandala es una herramienta que tienes al alcance de la mano: lo usaron nuestros ancestros, pero también lo utilizan los psicoterapeutas para mejorar conductas y emociones en sus pacientes. Parece una cuestión mágica, pero su valor y sus beneficios están muy probados, ya que al realizarlo tu cuerpo libera hormonas de placer y se activan ambos hemisferios de tu cerebro. ¡Prúebalo!

mandalas

Píntalo en caso de…

  • Decepción. Si rompiste con tu novio o peleaste con tu mejor amiga, te ayudará a seguir adelante.
  • Depresión. Identificarás lo que te tiene por el piso y saldrás adelante.
  • Dispersión. Sacaste cero en Matemáticas, verás cómo mejora tu concentración.
  • Aburrimiento. Para buscarle sentido a la vida, te divertirás y estimulará tu creatividad.
  • Tensión. Te sientes intensa a punto de explotar, seguro que encontrarás tu paz.
  • Descalabro. En caso de sentirte fuera de lugar, podrás ir directo hacia la armonía.
  • Pérdida. Encuentra el camino hacia tu objetivo, te encontrarás a ti misma.
  • Enfermedad. Equilibrarás tu energía y tu cuerpo se sentirá mucho mejor.