Intrusa avergonzada…

Hace poco, fui al zoológico con unos amigos, y como iba el chico que me hace suspirar, quise lucirme frente a él. Cuando pasamos por el hábitat de los pingüinos, decidí saltar la reja para acariciar a uno, pero no sabía que estos animalitos son muy nerviosos y agresivos cuando se sienten en peligro. En un instante, cinco pingüinos empezaron a correr detrás de mí para picotearme, ¡y lo hicieron! Ese día fui expulsada del zoológico, terminé avergonzada y con las piernas heridas.

Xime

Masita dental...

Soy de las que aún van a jugar en bicicleta con sus amigos, y un día me llamaron para que saliera. Como estaba almorzando, les dije que iría más tarde, pero al ver a mi traga con ellos, decidí que lo otro podía esperar y salí corriendo. ¡Grave error! Cuando me acerqué a saludarlo, mis amigos se empezaron a reír, pues tenía restos de comida en los dientes. ¡Trágame tierra!

Lily

Labios hirientes...

Era mi primera cita con el chico de mis sueños; obvio, estaba muy emocionada, tanto que por los nervios olvidé ponerme mi supergloss especial, así que cuando me encontré con mi amor platónico, mis labios lucían fatales. Lo más feo ocurrió cuando él intentó besarme, y digo “intentó”, porque la sensación carrasposa de mi boca le inquietó y me dijo: “¡Tus labios pican!”. Me sentí fatal, quería que me tragara la tierra y que me vomitara muy lejos.

July

Video malo...

Sueño con ser vlogger, así que empecé a hacer mis videos, y produje uno que me quedó genial y otro en el que ¡se me salen los mocos! Cuando quise subir mi mejor obra, confundí los dos videos ¡y compartí el de la sustancia verde! Lo peor: ya lleva más de 15.000 reproducciones.

Kate

Rendida a sus pies...

Como buena novata en el amor, me emociono muchísimo si el chico que me gusta pasa frente a mí. Hace poco, al salir de clases, vi que mi prospecto venía en dirección a mí, por lo que decidí correr hacia él para sorprenderlo con un abrazo, y ¡pum!, la tierra me tragó. No sé cómo me tropecé y caí a sus pies. Fue terrible, porque además del golpe, lo que más me dolió fueron las risas de mis compañeros. ¡Auch!

Mafe