Cangrejito travieso

tragame tierra

Fui a la playa con mi familia y le pedí a mi hermanito que me enterrara en la arena. Todo iba bien hasta que grité al sentir un piquete en el dedo chiquito del pie derecho, entonces le dije que me desenterrara rápido; en verdad moría de dolor. Cuando saqué los pies de la arena, descubrí que un cangrejo me había mordido, y al verlo, ¡volví a gritar! Un chico que pasaba se acercó y me liberó de la bestia playera. Después del susto, sentí pena, pues la gente se estaba riendo de mí.

Chica en la playa

Baño equivocado...

Estaba en el cine, y a media peli me dieron ganas de hacer pipí. Así que con todo y lentes para ver 3D, salí de la sala y me metí al primer baño que encontré. Hice lo que tenía que hacer, pero noté que había entrado al baño de los chicos, entonces intenté salir sin que nadie se diera cuenta. Un niño me vio y gritó: “¡una chica se ha colado!”, y otros empezaron a silbar. Apenada dije: “Lo
siento, me equivoqué”.

La confundida

Mi primera vez...

Hace poco, mi crush me invitó a una fiesta. Estaba supernerviosa y no sabía qué ponerme, por lo que le pedí tips a mi hermana. Armamos un outfit espectacular, pero mi sister me dijo que con tacones se veía mejor que con mis flats. Le pedí unos prestados a mi mamá y me fui a la cita, pero… ¡nunca me había puesto tacones!, así que en cuanto mi prospecto me sacó a bailar, acabé en el suelo. Él, aunque intentaba no hacerlo, se moría de la risa.

Fátima

La que busca... ¡Choca!

Hace poquito encontré a mi ex caminado con una chica por el centro comercial. Yo, supercelosa, decidí seguirlos para averiguar si la niña con la que iba era su nueva novia. Para mi mala suerte, mi ex me sorprendió, y por hacerme la disimulada… ¡me estrellé contra una puerta de cristal que estaba cerrada! Hice el ridículo y lo primero que pensé fue: “Trágame, tierra”.

Vayoleth