Espejo traicionero

Llegó el cumpleaños de mi supercrush, así que me presenté en su fiesta vestida para robarle el corazón. Me veía y me sentía increíble, pero por vanidosa y para cuidar todos los detalles, antes de entrar a la party me vi en el vidrio polarizado de una camioneta, revisé que mis bubis y pompis lucieran geniales y, justo cuando me acomodaba el bra, un chico bajó el vidrio de la ventana y me dijo ”Hola“. Yo grité, y muy apenada corrí a la fiesta; minutos después supe que ese chico era primo de mi crush. ¡Me quería morir!

Jennifer

Maestra bañada...

Un día, mientras me tomaba una gaseosa a la hora del descanso, mi novio se acercó a mis espaldas y me gritó: “¡Mi amor!”, yo me espanté tanto que escupí todo el líquido que tenía en la boca. Para mi mala suerte, la maestra más estricta del cole iba pasando frente a mí, así que la bañé y le ensucié toda la ropa. Obvio, morí de pena y tuve que ofrecerle una disculpa.

Estela

El despertador más oloroso

Fui de campamento con unas amigas y varias compartimos tienda de campaña. Todo iba de maravilla, pero en la noche, a la hora de dormir y justo cuando estábamos más calladas, ¡se me salió un gas superfuerte! Todas se despertaron y lo peor es que sí olía muy feo. Mi mayor deseo era que me devorara la tierra.

Claudia

Aracnopena...

Soy la más miedosa del mundo, le tengo miedo a casi todo, pero más a las arañas, ¡no las soporto! Un día, mientras cabeceaba en la clase de Historia, vi cómo una espantosa ocho patas comenzó a bajar frente a mí, entonces pegué un enorme grito, me alejé como loca de mi puesto y, sin darme cuenta, ¡llegué hasta el escritorio de la profe! Todos se quedaron sorprendidos y se rieron de mí, fue muy penoso.

Cristina