Comida gratis…Trágame tierra

Estábamos en el cole y, cuando terminó la primera clase, todos mis compañeros salieron del salón. Tenía mucha hambre porque no había alcanzado a desayunar ese día, así que mientras salía del salón vi que en el pupitre de una amiga había galletas, y me pareció fácil cogerlas y comérmelas. Cuando regresamos al salón, mi amiga empezó a gritar: “¿quién se comió mis galletas?”, así que le dije que había sido yo, que no se preocupara pues pensaba reemplazárselas. Ella, muy enojada, me dijo: “¡estoy a dieta, es lo único que puedo comer... y ni siquiera las venden en Colombia!”. Me sentí supermal y todos en el salón no paraban de reír.

May

Puerta inservible

En el colegio tenía afán de entrar al baño y me metí corriendo a uno que tiene el seguro trabado y no cierra bien. Como estaba muy concentrada en lo que estaba haciendo, no sujeté la puerta y de repente llegó una chica (que por cierto me cae pésimo) ¡y me vio sentada en “el trono”! Aunque creo que no logró ver mucho, me sentí fatal y quería que el WC me tragara.

Anónima

Sueños hechos pedazos

Mi BFF y yo hacíamos un trabajo, y como era largo, me quedé a dormir en su casa. En la madrugada me dieron ganas de ir al baño, pero como iba medio dormida y no conozco la casa, choqué con una mesa y boté varios portarretratos. El ruido despertó a sus papás, tuve que barrer mi desastre y a mi mamá le tocó pagar por mi torpeza.

Betty

Vestido con ventilación

En el cole nos tomarían la foto grupal y, como quería verme sexi y formal, me puse un vestido rojo pegadito. Mientras íbamos a la zona donde nos tomarían las fotos, mi amiga tropezó, por querer ayudarla me agaché demasiado ¡y se me rompió el vestido! Todos empezaron a reírse, qué oso, lo bueno fue que el chico que me gusta me prestó su saco.

Almita

También te puede interesar ver Carrito equivocado