Mandala: círculo mágico

Un mandala es un círculo sagrado que representa la energía del cosmos, del mundo y de la naturaleza; desde la Antigüedad, grupos espirituales lo han usado para meditar. Activa la buena energía, te ayuda a reconectarte y atrae luz y amor a tu vida. Está conformado por un centro y los cuatro puntos cardinales.

Cómo crearlo:
Ten en cuenta su esquema: un círculo y cuatro puntos cardinales, aunque no es una regla, pues su base también puede ser un triángulo, cuadrado u octágono. Dentro del círculo dibuja el yin-yang, una cruz, lunas, estrellas, soles, flores, aves, nubes, diseños que proyecten paz.

Verde:
Pertenece al: cuarto chakra.
Ubicación en tu cuerpo: pecho.
Representa: equilibrio, crecimiento, esperanza, perseverancia, voluntad, integridad, tenacidad y poder.
Proyecta tranquilidad y equilibrio, expande el amor a ti y a los demás.
Te ayuda a: liberarte del apego por lo material.

Naranja
Pertenece al: segundo chakra.
Ubicación en tu cuerpo: dos dedos por debajo del ombligo.
Representa: energía, optimismo, ambición, actividad, valor y eleva tu autoestima.
Te ayuda a: ser más sociable.

Rosa
Pertenece al: cuarto chakra.
Ubicación en tu cuerpo: pecho.
Representa: amistad, sociabilidad, comunicación, humor, encanto, amor, bondad y paz.
Te ayuda a: equilibrar las emociones, a liberarte de la rabia, la culpa y los celos

Violeta
Pertenece al
: séptimo chakra.
Ubicación en tu cuerpo: en la parte superior de la cabeza.
Representa: magia, espiritualidad, inspiración, imaginación, melancolía.
Te ayuda a: expandir tu poder creativo en áreas como música, pintura, poesía y arte.

Índigo
Pertenece al: sexto chakra.
Ubicación en tu cuerpo: en el espacio entre las cejas (conocido como el tercer ojo)
Representa: control mental, receptividad, confianza e inteligencia.
Te ayuda a: comunicarte con tu ser interno, desarrollar tu intuición y escucharla.Pertenece al: tercer chakra.
Ubicación en tu cuerpo: centro del ombligo.

Amarillo
Representa: luz, sol, alegría, crecimiento, sabiduría, fantasía, anhelo de libertad, envidia, superficialidad; permite manejar tu ego, las desilusiones amorosas, todo lo que te afecta emocionalmente.
Te ayuda a: ahuyentar los miedos.

Rojo
Pertenece al: primer chakra.
Ubicación en tu cuerpo: base de la espina dorsal.
Representa: amor, pasión, fuerza, resistencia, independencia, conquista, impulsividad, ira y odio.
Te permite manejar tu agresividad y te evita querer controlar a los demás.
Te ayuda a: atraer el amor e incrementar tu confianza y seguridad en ti misma.

Cómo pintarlo
Empieza a pintarlo de afuera hacia dentro, representa el autoconocimiento de lo externo hacia tu interior. Selecciona los colores intuitivamente ¡aunque no combinen!, así descifrarás tu estado de ánimo.
Tal vez te dé sueño al pintarlo: el mandala cumple su misión de relajarte. Déjalo y ve a dormir.
En un lugar tranquilo, observa tu mandala.
Concéntrate en él, si notas que se mueve, ¡es la energía que desprende! Si no lo terminaste,
pinta otro con colores que estén más acordes con tu estado de ánimo en ese momento.