Carrito equivocado

Tragame tierra

Fui con mi mamá al supermercado, pero como ella se demora mil horas escogiendo cosas, preferí darme una vuelta por los pasillos que a mí me gustan. A lo lejos vi a una de mis amigas, que iba empujando el carrito de las compras y se dirigía hacia donde yo estaba. Como me llevo bien con ella, quise asustarla, así que la esperé del otro lado del pasillo y me puse en cuclillas para sorprenderla. En cuanto vi que el carrito se acercó, salí de mi escondite con un gruñido, pero ¡una señora estaba antes que mi amiga y casi la mato de un infarto! Salí corriendo a buscar a mi mamá.

Norma

Selfie vergonzosa 

Para la boda de una prima me arreglé de lo más cute, porque un familiar del novio me gusta e iba a estar ahí. Me puse un vestido lindo, pero creo que demasiado corto, pues cuando el chico guapo me invitó a bailar… ¡se me vio todo! Lo peor fue que solo me di cuenta de lo mucho que había dejado ver luego de mirar la transmisión en Facebook Live de otro de los invitados. ¡OMG!

Sandra

Piropo fatal

En mi salón hay un chico lindísimo llamado Esteban, y la verdad, me muero por él. El año pasado, el último día de clases, me acerqué para decirle: “Adiós, Esteban, que tengas unas lindas vacaciones” pero también dije en voz baja: “Tienes una colita increíble”. Él solamente se rió y contestó: “Gracias”. Lo peor fue que también corrió a contárselo a sus amigos, y ahora, cada vez que me ven, todos me preguntan: “¿qué te parece mi colita?”; cuando dicen eso me dan ganas de que me trague la tierra.

Naty

Baño de vitamina

Estaba con un grupo de amigos en el patio del colegio tomando un jugo, cuando uno de ellos dijo algo tan chistoso que no pude aguantar la risa y ¡escupí lo que tenía en la boca! Lo peor es que fue tan fuerte que los salpiqué a todos, incluso a un chico que me tiene loca. Mis amigos quedaron pegajosos y, aunque no se enojaron, sí murieron de la risa.

Jugosa sabor naranja