¿Zac Efron busca novia?

Zac presenta su nueva película, Mike y Dave, los busca novias, una comedia superdivertida que te hará pasar un rato increíble.

Para nadie es un secreto que llevamos años muriendo de amor por él, pero cómo no, si es simplemente perfecto, tan encantador y divertido que no lo podemos evitar, y estamos seguros de que en su nueva peli te terminarás de enamorar de él. En esta ocasión Zac forma parte de un dúo muy loco de hermanos que con sus increíbles y locas vivencias te harán morir de la risa, y lo más cool de todo es que está basada en una historia real.

¿Cómo te interesaste en el proyecto?
¿Habías escuchado antes la historia de Mike y Dave?
No la conocía, pero cuando me reuní con el director, Jake Szymanski, y él me dijo que era una historia verdadera, no lo podía creer… Parecía demasiado loca para ser cierta. Me pareció un concepto increíble y un personaje divertido, así que acepté casi desde el principio. Además, me encanta el trabajo de Jake. Trabajé con él hace años en una pieza del programa Funny or Die y me pareció una excelente persona.

¿Cuánto se parece la película a la historia real?
No lo puedo decir con seguridad, sé que la historia ha sido cambiada y adaptada un poco para convertirla en película. Pero lo que sí te puedo decir con toda seguridad es que Mike y Dave son unos tipos excelentes, son amantes de la diversión y muy osados, no tienen miedo de ser los que inicien la fiesta. Me parece que realmente se asemejan bastante a la manera en que los interpretamos. Hubo un momento en que estábamos hablando y les pregunté en qué porcentaje nuestra película era parecida a la realidad, y uno de ellos me dijo: “Como en un 80 %”.  Y le pregunté asombrado: “¿Me estás hablando en serio? Eso no puede ser posible”. Pero es que así son ellos en la vida real; cuando uno lo ve a distancia y lo piensa un poco, es realmente algo de locos.

¿Qué piensas de Dave?
En este punto de la historia, Dave es el hermano menor y dependen el uno del otro de muchas maneras distintas. No solo trabajan juntos, sino que viven juntos y están en una especie de relación simbiótica. Cuando los conocemos en la película, Mike está llegando a su, me parece, ‘crisis del primer cuarto de vida’, y yo estoy ahí, observando a mi hermano, y al tiempo que veo que va perdiendo la cabeza, trato de hacer que regrese a la normalidad. Empiezo por decirle: “Amigo, mantén la compostura, no es el fin del mundo”. Ya cuando las chicas resultan ser más de lo que esperábamos y nos revelan que mintieron para llegar hasta aquí, él no lo puede soportar. Para Mike es el fin del mundo. Él empieza a perder la cabeza y yo trato de mantenerlo anclado a la tierra.

Según Adam DeVine (Mike),  Dave, además de ser más joven, es más inteligente y guapo.
(Ríe) Bueno, Adam fue muy amable al decir eso, pero en realidad Mike es el instigador, él es el tipo de las ideas, el alma de la fiesta. Dave en realidad tan solo sigue sus pasos. Mike es el de las actitudes audaces y Dave es su unidad de soporte, apoyando sus ideas y ayudándolo a hacer realidad sus locos planes. A lo largo de la película estos papeles cambian de cierta manera, pero siempre queda claro que se quieren mucho.

¿Fue fácil trabajar con Adam?
Nos unimos de manera bastante rápida, me parece. Fui fanático del trabajo de Adam durante mucho tiempo y lo he visto en Workaholics durante años.  Sabía que podía desempeñar este tipo de papel de manera brillante. Cuando nos conocimos, nos caímos bien de inmediato. Cuando estuvimos en Hawái, salimos de excursión y nos divertimos mucho, nos llevamos muy bien. Hay cierta locura en Adam, y su habilidad para la improvisación es algo que yo jamás había visto antes. Para mí, él resulta ser el cómico perfecto. Es muy chistoso y realmente no le importa lo que los demás piensen de él. Desde el punto de vista de nuestras carreras, venimos de dos orígenes totalmente distintos. Él empezó con una actitud tipo “realmente no me importa nada”, y yo vengo de un mundo en donde digo “espero no salir en todos lados si digo groserías” (ríe). Para mí, en cierta medida fue algo muy liberador; él fue el Mike para mi Dave.

Las decisiones equivocadas son un aprendizaje. Impulsarte es un riesgo, pero hay que correlo.
Así lo pienso, y cada vez que he sentido miedo de hacer algo -por ejemplo comedia-, igual me hago presente, y creo que he aprendido algo. Se supone que uno debe estar atemorizado, pero si todo fuese tan fácil, no tendría gracia. Yo busco proyectos que me atemoricen hasta cierto punto. Dar el paso adelante y estar en una comedia con tres grandiosos comediantes -y varios actores de comedia-, cuando soy una especie de patiño, me asustó un poco. Al final, estoy orgulloso del resultado y feliz de haberlo hecho, pues terminó por ser muy divertido.

No debió ser difícil filmar en Hawái.
No, esa parte fue increíble (ríe). Cada fin de semana hubo una aventura en la jungla o en otro sitio igual de espectacular. Encontraba cascadas de agua y nadaba con tiburones. El trabajo era divertido por sí mismo, pero de hecho fue increíble acostarnos a dormir temprano cada viernes para poder despertar y tener un fin de semana de tiempo completo para las aventuras. Regresábamos al trabajo el lunes con cortes, golpes y pedazos de coral incrustados en las piernas. Los productores nos preguntaban: “¿Pero qué hacen cada fin de semana?”, y contestábamos: ‘Mmm, surfing, salto desde riscos…”.

En los últimos años has estado en proyectos muy distintos, ¿lo buscabas?
¿Sabes? Siempre he querido trabajar con grandes directores y tener variedad, e ir aprendiendo mientras hago las películas. Nunca tuve la oportunidad adecuada para estudiar, así que veo a mis directores como maestros y mi proceso ahora es muy distinto a lo que solía ser. Cuando veo a los actores en la pantalla, tengo un sentimiento en mi corazón acerca de quién ha merecido estar ahí y quién no, y me parece que respeto más a los que tienen los merecimientos para ocupar ese lugar. No estoy diciendo que yo lo haya merecido, pero hay ciertas decisiones que toma la gente que me hacen pensar “qué bien que hicieron eso”. Espero poder tomar las decisiones correctas en vez de las equivocadas (ríe).

Anna Kendrick  y Aubrey Plaza tienen papeles increÍbles. ¿Cómo fue trabajar con ellas?
Ellas quedaron perfectas en su papel. La película se llama Mike y Dave, los busca novias, pero en realidad ellas se robaron el show por completo. Todo el mundo quedó impresionado por lo que ellas aportaron al filme. No queríamos hacer solo otra película acerca de la amistad entre hermanos y que los papeles de las chicas fueran pequeños. Hubo un esfuerzo concertado por parte de todo el equipo para hacer de este filme una obra de cuatro intérpretes y aportar una narrativa igual -si no mejor- para las chicas. Creo que ellas definitivamente lo lograron.

¿Crees que has mejorado tus dotes para la improvisación?
Bueno, creo que he aprendido a mantenerme en una escena y que no me gane tanto la risa. ¡Ya no estoy tan seguido en las escenas de bloopers! Hasta cierto punto, esa es una habilidad importante y me siento muy afortunado, pero realmente disfruto de la improvisación. A estos tipos se les ocurren cosas de manera muy rápida, y la gente a menudo les grita líneas alternativas mientras están filmando. Me parece que tiene que ver con mantenerse presente en la escena; mientras sea algo auténtico y a lo que le estés poniendo atención, no importa lo que finalmente salga de tu boca… Si la intención está ahí, entonces se sentirá real.

¿La improvisación le da vida a un personaje?
De verdad lo hace, así lo creo. En vez de apegarse a algo específico, muy pronto uno sabe lo que se siente y lo que no se siente adecuado para un personaje. Dave se convirtió en un buen tipo y alguien muy sincero en la película, y es claro que no fue escrito de esa manera. Él se enamora de veras del personaje de Anna y, al tiempo que se desarrolla el romance, aumenta esa sensación. Se convirtió en una persona más respetuosa y madura a lo largo de la película. Me pareció algo mucho más honesto que el intentar convertirme en un patán.

¿Cómo Te pareció que Jake manejó el proyecto?
Tuvimos una gran relación desde el primer día. Lo bueno de Jake es que, a pesar de haber sido su primer largometraje, filmó por separado tantas secuencias cortas que terminamos con mucho material todos los días. Con su actitud de ‘sin cortes’, uno logra realizar mucho trabajo. De hecho, se podrían montar dos películas completas con todo ese material.

Por Diana Marcelle Beltrán
Fotos: cortesía 20th Century Fox.