La fiesta equivocada

2

Tengo un hermano gemelo y hace poco su novia le organizó una fiesta sorpresa de cumpleaños en mi casa, pero yo no sabía nada, así que al abrir la puerta de mi hogar y ver a toda la gente reunida comencé a abrazar y agradecer a todos por tan lindo detalle, hasta que vi un letrero con globos que decía “Felicidades, Paco”…  ¡y yo pensando que la fiesta era para mí!, ¡qué oso!
Martha

Hola, mucho gusto...
Un vez, al llegar al salón vi sentado al chico más lindo de mi vida, era “el nuevo”. Así que corrí a sentarme a su lado, y cuando lo iba a hacer, un bromista me jaló la silla y caí de nalgas directo al suelo. Pero eso no es todo, además de enseñar mi ropa interior, mi falda se rasgó por completo de la costura. El chico nuevo se burló de mí.
Juli

Roncaba como oso...
Era un sábado, estaba muy cómoda en piyama, recostada sobre el sofá de mi casa, sin peinarme y viendo tele. Cerré los ojos y ¡me quedé dormida e incluso roncaba! Me perdí no sé cuánto tiempo, hasta que unas risas burlonas me despertaron, era mi hermano con mi traga grabando con su celular mi siesta, ¡morí de pena!
Esme

¡Te odio bra!
Un día fui a una fiesta con mi novio, y mi brasier se estaba zafando cada rato. En un momento de la rumba, la luz se fue y aproveché la oscuridad para arreglar mi bra; sin embargo, antes de que terminara de ajustarlo, la luz regresó. Como yo estaba muy cerquita de mi novio, ¡la gente pensó otra cosa! De verdad quería que me tragara la tierra.
Mildred

Tags from the story